jueves, diciembre 22, 2005

Huele a oportunidad, huele a esperanza

Porque estoy lejos, por un exceso de romanticismo, quizás, no sé, pero siento que algo está cambiando en América Latina.
Ver que hombres como Evo Morales y antes Lula da Silva, gente como cualquiera de nosotros, tiene su oportunidad en el poder, aunque tengas tus reservas, no deja de ser esperanzador.
Que por una vez les vemos tirando del mismo carro, junto a Nestor Kirchner, Tabaré Vazquez y el controvertido Hugo Chavez, no deja de ser esperanzador.

El tiempo hará historia y hablará, y retomo el sueño de Salvador Allende de conseguir una verdadera revolución desde la legalidad, con la paz.

"Con las dificultades propias de los que caminan en un Ford del año 1920 y por un camino malo, vamos de tumbo en tumbo, pero avanzando, avanzando."


Sinceramente, mi corazón palpita ansioso porque cree que está aquí...

...el Tiempo de América Latina.

2 comentarios:

Normita dijo...

Ojalá ese sueño, esa utopía de una América para todos, no esté tan lejos de hacerse realidad, por lo menos creo que vamos en el buen camino y agrego a lo del Chicho, aunque sea en Ford T o en burro, no temas ir despacio, teme no avanzar.

ummo dijo...

Y ojalá esa esperanza se extienda a otros continentes, todos ellos, donde el verdadero poder esté en el pueblo y sea para el pueblo, en lugar de para las multinacionales.