miércoles, julio 12, 2006

Hogar, dulce hogar

Probablemente, éste sea el último post antes de una pequeña desconexión por cambio de casa.

Jugando con la pereza que da tan sólo pensar en mudarse, hacía cálculos mentales y la próxima casa será la tercera desde donde me siente a escribir este cuaderno. La gente de Eshock dirá: Otra vez! Porque para ellos será la cuarta.

Para mis hijos será la octava...

Esta vida nómada, no siempre de mi elección, me ha hecho pensar en todos los sitios donde he encontrado "lumbre y vino" que, como diría Juan Manuel, es donde se tiene el hogar; y me salió una lista cuantitativa y por ciudades, que suena matemático, pero es normal, soy de ciencias.

Santa Fe, donde nací. Allí fueron dos casas, aunque solo recuerde la última.
En Mar del Plata, cuatro, y a pesar de los años y la distancia, allí siempre estará "mi casa".
Llegué a España y en Platja d'Aro pasé por cuatro casas, en un solo verano!
Luego una en Barcelona.
Tres casas de prestado en Alfaz del Pi.
En Inglaterra también fueron tres: Newick, Peaceheaven y Brighton.
Antes de mi incursión guiri, ya contaba un piso en Benidorm, y al volver, otro, aún solterita, con lo que sumando los de la vida en pareja y familiar, el Levante ya me vio posar el culo en diez casas y desde mañana once.

Y la suma llega a veintiocho.

A veces escucho gente que cuenta vivir en la casa de toda la vida, la que fue de sus padres y antes de sus abuelos, nunca se mudaron! Y no me dan envidia, por poco que me guste recoger el tenderete.

Se pierden muchas cosas al cambiar de casa. Te deshaces de cosas que luego te arrepientes. Pierdes costumbres.
Pero cada vez, en cada cambio, te echas a la espalda una mochila llena de experiencia. Y qué, sino la experiencia, hace rica una vida?

10 comentarios:

Normita dijo...

ENHORABUENA !!! y que sea con mucha felicidad, pero que no sea la última, ya que espero que pronto la mudanza sea a vuestra propia casa.

MiTH dijo...

Animo con la mudanza que los que nos mudamos sabemos la pereza que dá y lo cansado que es.

A ver si pronto conocemos vuestra "nueva" casa.

ummo dijo...

Pues la verdad es que yo no sé si darte la enhorabuena o lamentarlo, puesto que 28 lugares donde encontrar "lumbre y vino" son muchos lugares...

Pero tienes razón al decir que se enriquece la vida con estas experiencias, así que me voy a atrever a felicitarte por el nuevo cambio en tu vida y a darte todos los ánimos que necesites para afrontarlo, que siendo al lado de los tuyos, aunque no todos, se hará mucho más llevadero ;)

Darkhorse1974 dijo...

Vaya si que has tenido casas, oye pues que no sea nada pesada esa mudanza. :)

toniprim dijo...

juerrrrrrr , con lo que me cuesta a mi tan solo hacer el cambio de armarios de invierno-verano , a mi me da que lo tuyo hubiese sido ser marino xd

Megachix dijo...

28!!!!!!??????????

Mare mia!!!!!

A mi me tocará el año que viene, así que ya me darás alguna que otra recomendación ;)

Que no sea muy duro Morgh, y ya que te pones puedes probar el estilo zen este, que si pones una papelera orientada al norte encima de la nevera con un florero boca abajo en la terraza y la taza del vater en medio del salón, la vida, por lo visto, va mucho mejor...

xDDDDDDDDD

Besitos!!!

VeNGaDoR dijo...

Vuelvo de Tenerife de una mudanza y me encuentro en este rincon con otra?? Pero esto q es?? Me niego en rotundo :P

Birk dijo...

No importan las mudanzas, lo importante es siempre volver a casa, porque no sólo basta con saber dónde vas, sino también saber dónde vuelves.

Ánimo y suerte con esa mudanza ;)

Lo dicho, siempre es grato volver.

Kiraya dijo...

Decir no digo nada, que después todo se sabe...

ánimo!

buensancho dijo...

La verdad mudarme yo solo 4 o 5 veces y tengo la sensacion que la proxima es inminente, me tendre que ir de una casa que senti como hogar verdadero por casi 12 años, pero te digo... si pega un poco dejar los espacios que terminaron por hacerse afines a uno despues de tanto tiempo y experiencias (buenas y malas, que de todo hay)... no hace muchos dias sali de casa con mucha prisa, una de estas emergencias que te ponen a correr sin tener todo el panorama claro y de repente al poner pie afuera de casa me di cuenta de la sensacion de tranquilidad por lo que me venia encima y por ser capaz de dejar atras todo, absolutamente todo lo que para mi tenia valor y me importaba al punto de haberlo atesorado como parte de mi experiencia de vida y ligado sin dudas ni resquicios a esa casa..., no es lugar para entrar en detalles, lo que importa en verdad se lleva adentro, lo demas estorba, (aunque voy a echar de menos ese limonero del patio)