jueves, febrero 17, 2005

Lo que SI hemos hecho

MariCarmen leyo el posy anterior y me mandó un mail. Me dio permiso para compartirlo, asi que no quito nada.

Testamento

Como la muerte anda en secreto
y no se sabe qué mañana,
yo voy a hacer mi testamento,
a repartir lo que me falta
pues lo que tuve ya está hecho,
ya está abrigado, ya está en casa.
Yo voy a hacer mi testamento
para cerrar cuentas soñadas.

Le debo una canción a la sonrisa,
a la sonrisa de manantial, esa que salta:
le debo una canción a toda prisa
a la que quede que estuvo cerca, agazapada.

Le debo una canción a lo que supe,
a lo que supe y no pudo ser más que silencio:
le debo una canción, una que ocupe
la cantidad de mordazamor de un juramento.

Le debo una canción a los pecados,
a los pecados que no gasté, los que no pude:
le debo una canción, no como hermano,
sólo de sal que el delectador también alude.

Le debo una canción a la mentira,
a la mentira pequeña, frágil, casi salva:
le debo una canción endurecida,
una canción asesina, bruta, sanguinaria.

Le debo una canción al oportuno,
al oportuno mutilador de cuanta ala:
le debo una canción de tono oscuro
que lo encadene a vagar su eterna madrugada.

Le debo una canción a las fronteras,
a las fronteras humanas, no a las del misterio:
le debo una canción tan poco nueva
como la voz más elemental de los colegios.

Le debo una canción a una bala,
a un proyectil que debió esperarme en una selva:
le debo una canción desesperada,
desesperada por no poder llegar a verla.

Le debo una canción al compañero,
al compañero de riesgos, al de la victoria:
le debo una canción de canto nuevo,
una bandera común que vuele con la historia.

Le debo una canción, una, a la muerte,
una a la muerte voraz que se comerá tanto:
le debo una canción en que hunda el diente
y luego esparza con la explosión fuegos del canto.

Le debo una canción a lo imposible,
a la mujer, a la estrella, al sueño que nos lanza:
le debo una canción indescriptible
como una vela inflamada en vientos de esperanza.

SILVIO RODRIGUEZ, EN “RABO DE NUBE”


Al leer tus pensamientos Sitting on the Dock of the Bay, he recordado esta canción.
Habla de cuanto no hemos hecho, de lo que pudo ser y no fue, pero ¡a qué lamentarse¡¡¡¡¡

Qué hay de cuanto sí hemos hecho, de lo que hemos sonreído y compartido. De lo que hemos aprendido, en cada error y en cada acierto. Sin haber vivido mucho he de decir que viví, que viví tras una difícil decisión en la que perdimos todos, pero en la que también recuperé la alegría y el deseo de vivir, después del dolor y la angustia y buen día vuelve la paz, y te sientes feliz al sol, con todas las puertas abiertas, y sonríes mientras cantas y no sabes bien porque y es un momento mágico y decides compartirlo. Te sientes llena de energía y entiendes por fin la verdad patria de que “dios aprieta pero no ahoga”, y te sientes más o menos así:

De vez en cuando la vida
Nos gasta una broma
Y a colores se despliega como un atlas
Nos pasea por las calles en volandas
Y nos SENTIMOS EN BUENAS MANOS,…
De vez en cuando la vida
Toma conmigo café
Se nos eriza la piel
Y FALTAN PALABRAS
PARA NOMBRAR LO QUE OFRECE
A LOS QUE SABEN USARLA.



Gracias por todos los momentos en los que a tu lado me he sentido “en buenas manos”


Gracias a tí, AMIGA!

1 comentario:

VeNGaDoR dijo...

Dios que bonitas palabras! :')