domingo, enero 20, 2008

Siempre Sitting...

Este blog es viejito. Está conmigo desde el verano del cuatro. Hace tiempo que no me preocupo mucho de buscarle nuevos gadgets ni tantas parafernarlias blogueriles. Sólo le dejo viva su esencia: ser ese muelle junto al mar donde el viento en la cara me arranca lo que llevo dentro y que se queda en el aire para quien quiera leer.

No sé escribir, esto es todo muy de andar por casa, por eso me gusta cuando, sin estar en redes sociales ni ocuparme del autobombo, Google me posiciona una entrada en algún lugar "arribita". Tampoco respondo al último meme (a los que no le tengo ningún apego: soy una rompecadenas crónica) y aún así nunca dejaron de "gotear" los lectores.

Los lectores amigos y de la familia, los sabemos incondicionales, vagos para comentar, pero incondicionales. Pero hay más. Algunos llegarán y con prisas, seguirán de largo. Otros, en cambio, muy generosos, dejan un comentario para compartir "lo tuyo"; empiezo a aparecer en blogrolls, sin tener muy claro que hice para estar allí. Un día Lizzie festejó el Día del Blog recomendando el mío entre otros. Circe y María Jesús, que conocí con la entrada anterior, me hicieron ponerme a buscar a un tal Daniel, bueno, no me obligaron, me podía la curiosidad y le debía estas dos visitas. Lo encontré y vaya sorpresa cuando veo que Daniel me había otorgado un premio!




Estas son las cosas que hacen que mi corazón siga abierto en este espacio, y aunque sea de tanto en tanto, no tan seguido como quisiera, siempre siga Sitting on the Dock of the Bay.




La idea de premiar a los blogs que "te hacen pensar" es de Ilke

3 comentarios:

Ispilatze dijo...

Sólo un enhorabuena.
Algun@s... volvemos como las olas a tu bahía.

Daniel dijo...

Enhorabuena y la escritura no sale de la técnica...sino de un lugar recóndito que no tiene ubicación concreta.
Suerte!!

** VeNGaDoR ** dijo...

Enhorabuena por ese premio que tan merecido te tienes ;)